domingo, 1 de marzo de 2009

SQ#23 Indie Developer's Blues

Status Quo #23

Hola de nuevo compañeros!!!

Ha sido más difícil de lo que pensaba reunir las fuerzas para retomar el blog, nuestro tan amado y abandonado blog, pero más difíciles fueron los meses posteriores a la última entrega del mismo, así que aquí estamos para contarlo, o exorcitarnos sobre ello.

Antes de nada, tenéis que saber que siempre que pase esto... y es bastante probable que vuelva a ocurrir, no debéis nunca... y digo NUNCA, pensar que hemos tirado la toalla, abandonado o algo parecido, sabemos que sois pocos... y probablemente después de este parón seréis menos ahí detrás, pero podéis estar seguros de que aunque el fin del mundo llegara realmente y hubiera una infestación masiva de zombies ninja planta en las calles, nosotros seguiríamos desarrollando The End Of The World en nuestro bunker hasta el fin de los días.

Ahora bien, ¿Por que?.

Pues tampoco os voy a aburrir (espero), tan solo os recordaré que a veces, en este frágil universo que llamamos existencia, hay cosas que escapan al orden en el que tú presientes que van a ir las cosas, eventos ajenos a los ingenuos trazos de tus planes de futuro, problemas que caen delante de tus narices como avalanchas de cadáveres putrefactos, o conflictos emocionales y racionales que acuden en el peor momento como implacables cepos a tu mente. Muchas y ninguna de estas cosas son las que nos han ocurrido en estos 2 meses y pico, en los que lo único que he aprendido es que perder el respeto a lo malo que te pase en la vida y enfrentarte a ello cuanto antes es lo mejor que te puede pasar ...eso y confiar ciegamente en la capacidad de reconstrucción humana.

No creo que sea el primero en decir: "Es una absoluta jodienda ser desarrollador independiente de videojuegos" (especialmente en este país), y aunque creáis que os lo podéis imaginar, perdonadme por la expresión, pero "no tenéis ni p...ajolera idea". Supongo que es como cualquier tipo de arte sin ayuda de mecenaje, donde probablemente una fracción de ese sufrimiento de creación forma parte ineludible del concepto de arte en si mismo, ya que se llega a un punto de no retorno, en el que la obsesión por su realización y consumación, trasciende más allá de cualquier recompensa económica. Con la particularidad, que en el caso del desarrollo de videojuegos, la prolongación de este sacrificio creativo, es extraordinariamente extenso y agotador.

Esto son unos pensamientos desordenados sobre la clase de sentimientos que hemos llegado a enfrentar en la dura lucha de la creación independiente.


Mi intención con esta reflexión, no es ser pesimista, sino al contrario... determinar que si después de todo seguimos aquí, es porque se supone que merece la pena. Esto es un diario de desarrollo de un juego independiente después de todo (es decir sin ataduras, responsabilidades ni manías), y sería muy irresponsable por mi parte, si solo os narrara, como a menudo ocurre, lo bonito o glamouroso del asunto.

A los que estéis interesados en saber que se siente... hacer juegos es la ostia, simple y llanamente, en eso estamos de acuerdo, sobretodo cuando es el primero, ya que por pequeño que sea el proyecto, es una cosa que no hace todo el mundo... y si vuestras aspiraciones artísticas, como cualquiera de nosotros, están practicamente por encima de cualquier cosa en tu vida, entenderéis esa bipolaridad absolutamente visceral que se experimenta al crear algo fuera de lo común.

Es difícil de explicar, pero a veces cuando creas algo desde tus entrañas, te empieza a importar tanto que va cobrando prioridad sobre tu existencia, porque no es tan solo un puñado de hojas con palabras, unos gráficos hechos a pixel, o un trozo de código que hace una función determinada, es un parte de tu ser, de tu tiempo, de tu cerebro, de tus ilusiones y no sé si coincidiréis conmigo porque ahora hablo desde una perspectiva personal, pero es como si una parte de ti forzara una dolorosa metamorfosis, como si mudaras la piel, como si hubieras estado reuniendo energía (unitats de potencia!!!) con el fin de exhalar un ente que tendrá vida propia, y cuya gestación normalmente ocurre de esta forma...

Una idea atractiva acude a tu mente sin ninguna intención, tu mente empieza a fantasear con esa idea y sus posibilidades, empiezas a calcular las necesidades y sacrificios de llevarla a cabo, haces un examen interno de tu capacidad de conseguirlo, te armas de convencimiento y decides lanzarte al vacío y emprender el viaje sin garantía de éxito, pero en ocasiones, la ilusión se ve mermada, porque el proyecto se suele resistir o complicar debido a tus precarios medios, y entonces apelas a tu espíritu de superación para conseguirlo, y lo haces... pero tus fuerzas y tu constancia empiezan a vacilar.

En algún momento próximo a esta época, empiezas a mirar atrás, te asustas al enumerar todo lo que has sacrificado, invertido y perdido en este particular y épico viaje del héroe, pero miras delante tuyo, y observas todo lo que has conseguido y has llegado tan lejos que casi puedes oler el aroma de la realización.

-- "Dejalo o acabarás mal ¿que pretendes conseguir? esto ha llegado demasiado lejos" dice la mente.
-- "Si abandono ahora, el vacío será tan grande, que no podré confiar en mi nunca más" dice el corazón.
-- "Huye para vivir otro día" dice la mente
-- "Tiene que ser ahora!" dice el corazón

Aquellos a tu alrededor que antes veían en tu sueño una vertiente emocionante, original, sensata e incluso atractiva, empezarán ahora a cambiar el brillo de los ojos con los que diseccionan tus movimientos o tus palabras al ver que quizás no lo consigues después de todo, como quien observa desde la torre de control un avión en llamas cayendo en picado, y empieza a evacuar a todo el personal antes de que sea demasiado tarde.

Este momento es muy duro dependiendo del tiempo, esfuerzo y dinero que hayáis invertido, es una reacción involuntaria por su parte, pero tú lo notas y puede causar estragos en tu autoestima dependiendo del tipo de persona que seas, pero tampoco debes intentar luchar contra ello porque no puedes forzar a la gente a que no pierda la confianza en ti, a pesar de que te sientas injustamente juzgado, menospreciado y abandonado... pero no hay tiempo para sufrir, has de ser duro, coger los mandos con confianza, por los que si van dentro del avión contigo, los que se grabaron a fuego en el brazo el "nadie dijo que fuera fácil", y cogeros de la mano hasta el aterrizaje.

Es en este preciso y justo momento, al tocar fondo emocional y anímico, cuando te sientes realmente libre para actuar y empiezas a remontar el vuelo, aunque las condiciones sean las más adversas que hayas vivido, recogiendo la máxima energía posible de tu alrededor como sea posible para hacer tus sueños realidad, y lanzar un último y certero ataque desesperado que cambiará el curso de la batalla por completo, y alcanzar la gloria.



"No temas al fracaso, en los grandes intentos, incluso la derrota resulta gloriosa"
Bruce Lee (1940-1973)


Resucitadamente vuestros,

Izanami GameWorks

4 comentarios:

Dani dijo...

Pues mirad, no sé la paranoya que habréis tenido, pero me alegro que sigáis con el proyecto, que promete muchísimo.

¡Ánimo! :-)

d@ByT dijo...

Banguera IZANAMI!!!!!!!!!!!!

ReV dijo...

cON DOS COJONES como dos Final Flashes!!!!

Tomás Puerta dijo...

Y al parir a ese desagradecido monstruito, sin saber si te será o no fiel, surge la duda de si al crecer te meterá en un asilo. Es entonces cuando uno descubre su parte femenina [jajajaja]